(09) 91995061- (09) 97594717 / (04) 2639058 info@pnlecuador.com

José Torres y Asociados®

"Primera y Única" Escuela Ecuatoriana de PNL y Coaching®

avalada legalmente por el Dr.Richard Bandler® y The Society of NLP™

Sitio Oficial de la PNL en Ecuador

Traza tu propio camino

Por: Daniel Illingworth
Licensed NLP™ Practitioner, postulando para la obtención del
Licensed NLP™ Master Practitioner. NLP Training Specialist

Durante toda nuestra vida tomamos decisiones que nos van formando. “Cometemos errores”, aprendemos y seguimos avanzando… para continuar “cometiendo errores”, aprendiendo y avanzando. Este es un proceso que nunca termina y diariamente le da forma a nuestras vidas, al modo en que percibimos nuestro entorno, y a cómo nos comunicamos con los demás.

Creo que todos podemos estar de acuerdo en que es a través de las decisiones que tomamos, que llegamos a ser doctores o meseros, casados o solteros, “exitosos” o “fracasados”, felices o infelices. Inclusive decidimos (a un nivel menos conciente), que nos gusta más un color que otro, o que odiamos el brócoli o que preferimos el pollo al pescado.

Lo que a la mayoría de nosotros le cuesta aceptar, es que de una u otra manera ninguna de las decisiones que tomamos las hemos tomado de una manera absolutamente individual. Nuestros familiares, amigos y conocidos han influenciado (y limitado) cada una de nuestras decisiones directamente con consejos y sugerencias, y/o indirectamente con respuestas verbales o visuales a nuestros actos.

En muchos casos una mirada basta para saber que alguien cercano a nosotros no está de acuerdo con lo que pensamos o queremos hacer. Incluso desde niños, podemos tomar una decisión solamente para agradar, o revelarnos contra la figura autoritaria de turno, y no porque realmente sea lo que deseamos.

Por otro lado, las decisiones que tomamos también están limitadas por lo que nos rodea. Qué hubiera sido de Mozart o Beethoven si nunca se hubieran visto expuestos a un piano? Dónde estaría Jefferson Pérez si no hubiera tenido acceso al deporte y el apoyo necesario en su camino?

De cuántos Mozarts, Beethovens y Perez se ha perdido la humanidad porque no tuvieron la opción o no supieron tomar el camino que los llevaría a la grandeza? Cuántos de nosotros está realmente explotando todo su verdadero potencial, y disfrutando de ello?

Estamos felices donde estamos, o estamos solo conformes con seguir así?Muchos de nosotros (por no decir todos) tenemos un anhelo insatisfecho en nuestro interior. Algunos de ellos pueden ser realmente irrealizables, como el habernos reconciliado a tiempo con un pariente o amigo fallecido. Pero muchos de esos anhelos aún están a nuestro alcance, si nos damos la oportunidad y el permiso de hacerlos realidad. “Estoy muy viejo para…”, “no tengo tiempo para…” e inclusive “no tengo el dinero para…” no son más que pretextos y respuestas condicionadas a nuestro entorno.

Qué impide que un ingeniero se convierta en poeta, un ama de casa en aviadora o un mesero en doctor? La respuesta es muy sencilla: nosotros mismos. El temor al fracaso y el conformismo son actitudes aprendidas desde muy temprana edad y reforzadas constantemente a lo largo de nuestras vidas. Son un ancla que no nos permite trazar nuestro propio camino y de la que tenemos que liberarnos para darnos la oportunidad de llegar a ser realmente felices.

El “sentido común” nos dice que debe ser muy difícil liberarnos de algo que nos han inculcado casi a diario durante décadas, pero realmente es un proceso muy sencillo y rápido si estamos dispuestos a aprenderlo y aplicarlo. Basta con abrir los ojos a todas las oportunidades que existen alrededor nuestro, y perder el temor a aprovecharlas.

Haciendo esto, se nos abre un abanico de opciones interminable que expandirá nuestro horizonte al infinito, exponiéndonos a nuevas experiencias que (inclusive si son “fracasos”) enriquecerán nuestras vidas de maneras que no creíamos posible.

Solamente conociendo y reconociendo el territorio con todos nuestros sentidos, podemos trazar un mapa que nos lleve a donde queremos llegar. Y lo más maravilloso del proceso es que no estamos “obligados” a cambiar nuestras vidas. Si realmente abrimos los ojos a esas nuevas oportunidades y sin miedo al cambio reconocemos que el camino que nos habíamos trazado es el correcto, esa sola confirmación nos hará seres más felices y seguros.

* Daniel Illinngworth es un emprendedor en todo el sentido de la palabra!! Es Especialista en Tecnologías Avanzadas relacionadas con Internet, redes, sistemas, portales, diseño y creación de sitios web con aplicaciones novedosas y de vanguardia. Sus valores, ética e integridad personal y profesional marcan una gran diferencia positiva para nuestro país y para el mundo. Actualmente está preparándose para certificarse como Master Practitioner en PNL avalado por Richard Bandler, John La Valle, José Torres y Asociados y The Society of Neuro Linguistic Programming™ para luego continuar con sus estudios en EEUU y convertirse en Trainer en PNL avalado por Richard Bandler.

WhatsApp chat